informacion 2
Inicio

Iglesia de Sant Baldiri


Iglesia de San Baudilio (Sant Baldiri en catalán) ubicada en el casco antiguo de San Baudilio de Llobregat (Barcelona), al lado del río Llobregat.

El actual edificio de la iglesia es un edificio de estilo barroco construido entre los años 1725 y 1752; obra costeada en su totalidad por el párroco Mosén Francisco Alberti. Se erigió sobre una antigua iglesia románica, de la que en la actualidad todavía se conservan algunos restos. Según parece, la iglesia románica de San Baudilio se había edificado en el s. XI o XII, aunque la existencia de una parroquia de Sant Baldiri se documenta ya en el s. X.

Desde la plaza de la iglesia se puede ver una panorámica de todo el delta del Llobregat y de Barcelona sur. Esta iglesia es también conocida como la catedral del Bajo Llobregat.

En ella se encuentra la tumba de Rafael Casanova, protagonista de uno de los momentos más importantes de la historia de Catalunya

 


Mons. Agustín Cortés Soriano

Obispo de Sant Feliu de Llobregat


Nació el 23 de octubre de 1947 en Valencia.


Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Valencia. Se licenció en teología por la Facultad de Teología San Vicente Ferrer de Valencia. En 1993 se doctoró en teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Fue ordenado sacerdote el 23 de diciembre de 1971. En su ministerio sacerdotal, entre 1972 y 1974, fue vicario en Quart de Poblet; de 1973 a 1984, capellán del Colegio San José de la Montaña de Valencia; de 1974 a 1976, rector de Quart de Poblet y profesor en el Instituto Luis Vives de Valencia; de 1976 a 1978, director del Secretariado Diocesano de Pastoral Juvenil; 1978, vicario de San Antonio de Padua de Valencia; de 1978 a 1984, secretario particular del que entonces era arzobispo de Valencia, Mons. Miquel Roca Cabanellas; de 1986 a 1997, rector del Seminario Metropolitano de Valencia; de 1997 a 1998, canónigo penitenciario de la catedral de Valencia; y entre 1990 y 1998, profesor de teología en la Facultad Teológica, en el Instituto Teológico para el Matrimonio y la Familia y en el Instituto de Ciencias Religiosas de Valencia.


Fue nombrado obispo de Ibiza el 20 de febrero de 1998 y recibió el ordenación episcopal el 18 de abril de 1998.


El 12 de septiembre de 2004 inició su ministerio como primer obispo de la diócesis de Sant Feliu de Llobregat, en la catedral de San Lorenzo de Sant Feliu de Llobregat.


En la CEE es vicepresidente de la Comisión episcopal de seminarios y universidades y presidente de la Subcomisión de universidades.


En la Conferencia Episcopal Tarraconense es el obispo delegado de la Pastoral Familiar y, desde la reunión de los obispos catalanes del pasado 30 de septiembre y 1 de octubre de 2008, encargado del Secretariado Interdiocesano de Pastoral de santuarios, peregrinaciones y turismo de Cataluña y las Islas.

Mn. Antonio Fernández García
Párroco de Sant Baldiri


Nació el 19 de Julio de 1975 en Vilafranca del Penedès.

Estudió la EGB, de 1978 a 1989, en el Colegio del Carme de Vilafranca del Penedès, y el BUP y COU, de 1989 a 1993, en el Instituto Eugeni de Ors de la misma ciudad.

Trabajó en la Caja Penedès de 1992 a 1999, y los cuatro últimos años en el departamento de Asesoría Jurídica, y estudió la Licenciatura en Ciencias económicas en la Universidad de Barcelona de 1993 a 1999.

Cursó, además, la Licenciatura en Ciencias eclesiásticas en la Facultad de Teología de Cataluña, de 2000 a 2005, discerniendo su vocación en el Seminario Conciliar de Barcelona. Estudió, también, la Licenciatura en Derecho en la Universidad de Barcelona, de 2005 a 2009, y en Derecho canónico en el Instituto de Estudios Canónicos de Valencia, de 2009 a 2011. El año 2014 se doctoró en Derecho canónico en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma.

Fue ordenado sacerdote el 22 de julio de 2006. Desarrolló su ministerio sacerdotal, entre 2006 y 2012, como vicario en Castelldefels; y desde el 14 septiembre de 2014 es el nuevo Párroco de Sant Baldiri de Sant Boi de Llobregat.

Además, desde el 2012 es Juez del Tribunal eclesiástico de la diócesis de Sant Feliu de Llobregat, y miembro del Consejo Presbiteral desde el 2014.


Y el día 21 de octubre de 2015, tomó posesión como Juez diocesano de Terrassa.


El 3 de febrero de 2016, Mons. Agustí Cortés Soriano, creó el Secretariado diocesano de Asociaciones y Fundaciones del Obispado de Sant Feliu de Llobregat nombrando a Mn. Antonio Director del mismo Secretariado



  

El Obispo


Al Obispo diocesano compete en la diócesis que se le ha confiado toda la potestad ordinaria, propia e inmediata que se requiere para el ejercicio de su función pastoral, exceptuadas aquellas causas que por el derecho o por decreto del Sumo Pontífice se reserven a la autoridad suprema o a otra autoridad eclesiástica.


Al ejercer su función pastoral, el Obispo diocesano debe mostrarse solícito con todos los fieles que se le confían, cualquiera que sea su edad, condición o nacionalidad, tanto si habitan en el territorio como si se encuentran en él temporalmente, manifestando su afán apostólico también a aquellos que, por sus circunstancias, no pueden obtener suficientemente los frutos de la cura pastoral ordinaria, así como a quienes se hayan apartado de la práctica de la religión.


El Obispo diocesano atienda con peculiar solicitud a los presbíteros, a quienes debe oír como a sus cooperadores y consejeros, defienda sus derechos y cuide de que cumplan debidamente las obligaciones propias de su estado, y de que dispongan de aquellos medios e instituciones que necesitan para el incremento de su vida espiritual e intelectual; y procure también que se provea, conforme a la norma del derecho, a su honesta sustentación y asistencia social.

El párroco y la parroquia


La parroquia es una determinada comunidad de fieles constituida de modo estable en la Iglesia particular, cuya cura pastoral, bajo la autoridad del Obispo diocesano, se encomienda a un párroco, como su pastor propio.


El párroco es el pastor propio de la parroquia que se le confía, y ejerce la cura pastoral de la comunidad que le está encomendada bajo la autoridad del Obispo diocesano en cuyo ministerio de Cristo ha sido llamado a participar, para que en esa misma comunidad cumpla las funciones de enseñar, santificar y regir, con la cooperación también de otros presbíteros o diáconos, y con la ayuda de fieles laicos, conforme a la norma del derecho.

Sigue

Volver